SIGUENOS EN TELEGRAM:t.me/lasuperacionpersonal
habitos que resaltan tu personalidad

HÁBITOS QUE RESALTAN TU PERSONALIDAD

habitos que resaltan tu personalidad
Los hábitos son conductas aprendidas, no nacemos con ellos, generalmente los aprendemos con base en nuestra formación, es decir, nuestros adultos responsables forman en nosotros determinados hábitos, sin embargo, existen muchos de ellos que adquirimos en el transcurso de nuestro crecimiento y en etapa de adultez, algunos son perjudiciales siendo nocivos para nosotros o para otras personas, estos son denominados vicios.

 

¿Te has preguntado cuál es la razón por la cual,  cuando entras a tu cuarto enciendes la luz y al salir la apagas, pero si se corta la electricidad, tú reaccionas a presionar el interruptor, aunque estés enterado de que no hay energía eléctrica? O mejor aún, alguna vez pensaste, ¿por qué justo al despertar necesitas  caminar o correr al baño, porque sientes el llamado de la naturaleza y debes orinar? Todos estos eventos son producto de que en tu mente existe un patrón conductual instalado, que te dicta que hacer en determinados momentos, esto se traduce en que tienes arraigados algunos hábitos.

Existen diferentes tipos de hábitos, algunos son físicos como el hecho de que acostumbras a cepillar tus dientes después de cada comida, al despertar y antes de irte a dormir., otro son espirituales como el  hecho de hacer una oración antes de dormir y al despertar.

Los hábitos son conductas aprendidas, no nacemos con ellos, generalmente los aprendemos con base en nuestra formación, es decir, nuestros adultos responsables forman en nosotros determinados hábitos, sin embargo, existen muchos de ellos que adquirimos en el transcurso de nuestro crecimiento y en etapa de adultez, algunos son perjudiciales siendo nocivos para nosotros o para otras personas, estos son denominados vicios.

No sé si ha escuchado que desaprender es más difícil que aprender y es cierto, los malos hábitos son bastantes complicados de eliminar, la buena noticia es que no es imposible y si se pueden desinstalar de tu mente si así lo quieres, tal cual como desinstalamos un programa en un computador… siempre debe existir un programa que lo sustituya. Así que si quieres quitar un hábito de tu vida, debes hacerlo mediante la instalación de un nuevo habitó en su sustitución.

Existen hábitos que pueden mejorar grandemente tu vida, y que no requieren mucho esfuerzo instalarlos en tu mente, por ejemplo el sonreír a las demás personas, aunque no las conozcas, el saludar regalando una palabra de buen día, buenas tardes o buenas noches, a quien te encuentres, son hábitos muy favorables para crecer como persona, ser más empáticos con los demás.

Con este libro quiero ayudarte a crear hábitos, que formen la mejor versión de ti, hábitos que te ayuden a rodearte de personas que a su vez te ayudaran a ser más feliz, a la vez que tú alegras su vida.

Es posible ser una mejor persona, si te encargas de tu vida y siembras, hábitos que te hagan triunfar como ser humano. En este libro quiero brindarte las pautas para ser mejor cada día, no es difícil, se trata de tareas muy sencillas que hacen grandes cambios en ti y a tu alrededor.

Este libro inicia con las siguientes interrogantes, ¿qué hiciste hoy por ti?, ¿esta mañana tendiste tu cama? Si no encuentres respuesta a la primera interrogante y has respondido negativamente a la segunda, déjame informarte que llegaste al libro correcto.

Te deseo un océano de bendiciones y que al llegar al final de este libro tengas la certeza de que naciste para ser feliz, tu vida es un regalo de Dios para el mundo y tu trabajo es ser el mejor ser humano que puedes ser, un paso a la vez cosecharas hábitos que te ayudaran a realizarte como ser humano. 

Cuando hacemos referencia a un hábito,  estamos hablando de una actividad que realizamos regularmente, es decir, un acto que ejecutamos repetidamente en el tiempo. Los hábitos no son innatos, son aprendidos y para aprenderlos se requiere de poco o de ningún compromiso del razonamiento, sin embargo, el tener un “porque” ayuda mucho a la hora de formar un nuevo hábito. 

Sin importar de qué actividad se trate, el hábito implica todo lo que simbolice una rutina automática o semiautomática

Los hábitos hacen de nosotros quienes somos, existen hábitos muy saludables para nuestra vida desde la salud física, como por ejemplo cepillar a diario 4 o más veces nuestros dientes, como también existen malos hábitos que atentan contra nuestra salud física, como por ejemplo el fumar un cigarro antes de desayunar o sinceramente hablando, en cualquier momento del día.

Cuando un hábito es perjudicial y /o nocivo para nosotros mismos o para los que nos rodean, generalmente le denominamos vicio, un ejemplo vivencial de esto, podría ser que una persona espere con muchas ansias el fin de semana, porque habitualmente acostumbra a consumir licor con algunas amistades o que simplemente consuma un trozo de pastel cada día antes de irse a dormir.

Existen hábitos que hacen de nosotros mejores o peores personas, son hábitos que están estrechamente relacionados con nuestra personalidad, te mostraré 2 ejemplos totalmente contrarios:

*Desde que Luis era niño, cada sábado, ayuda a su vecina, la cual es una señora mayor, a barrer el patio.

*Pedro cada día al salir de su lugar de estudio, acostumbra a arrojar piedras a un árbol de mangos que se encuentra en una casa cercana a la suya, sin fijarse si hay personas que puedan salir heridas.

Por otra parte los hábitos nos ayudan a consolidar metas y también a cumplirlas, ejemplo de ello es un estudiante que requiere graduarse de una carrera  universitaria con buenas calificaciones y crea un plan de estudio que seguirá al pie de la letra, es decir, se crea un hábito de estudio. 

Cumplir una gran meta en la vida es posible, si creamos y ejecutamos rutinas, que nos ayuden en su consecución y esto se logra con pequeños pasos, con tareas muy sencillas que nos ayudan a generar hábitos que a mediano plazo producen en nosotros grandes cualidades y nos hacen merecedores de cumplir nuestros objetivos y metas en la vida.

Tipos de Hábitos

Físicos: Relacionados con la salud: hacer ejercicios, cepillarse los dientes, no trasnocharse, despertar temprano por la mañana, etc. y sí de malos hábitos físicos se trata, hay muchos más, como fumar, beber alcohol en demasía, comerse las uñas.

Contando una anécdota y relacionando los hábitos con la personalidad, tuve contacto directo con Juliana, una chica un poco extrovertida, se podría decir que lo normal para la edad, pero tenía el horrible hábito de morderse las uñas, todos los que la recién conocen, la catalogaban como una persona insegura y de baja autoestima, cuando en realidad era todo lo contrario, esto llego hasta el punto que muchas personas ni siquiera se daban el tiempo de conocerla, ni la invitaban a una fiesta, pues pensaban que ella diría que no…  ¿Qué paso?,  ella obtuvo ese hábito por imitación de conducta de sus padres, pero como el mismo está relacionado con la seguridad de la persona, todos pensaban que ella tenía un tipo de personalidad introvertida e insegura.

Mentales: Se vinculan con la salud emocional y mental de las personas: la oración, la meditación, la lectura y escritura recreativa, algunos deportes, etc. Como en el caso anterior, también aquí hay malos hábitos, ejemplo de ellos es el hecho de tener pensamientos distorsionados, muchas veces lo que empieza como un solo pensamiento, lo vamos convirtiendo en un hábito teniéndolos cada vez más frecuente, los pensamientos distorsionados pueden ser: de culpabilidad, exageración, falacia, visión catastrófica.

Tener este tipo de pensamientos se convierte en un hábito que puede hacer desastres en tu personalidad, convirtiéndote en alguien completamente distinto a lo que realmente eres.

Un amigo tenía ese tipo de pensamientos distorsionados, específicamente pensamientos catastróficos, por lo que cada vez que pasaba algo lo agrandaba de tal manera que hacía la verdadera, apocalipsis en su mente y lo expresaba a los demás, ejemplo si llovía, de inmediato decía: “seguro lloverá 2 horas y se inundara mi casa”, si su jefe lo citaba a él y a sus compañeros a una reunión, prontamente les decía a todos que seguramente era para despedirlos. Por lo tanto ese amigo se creó entre todos la fama de pesimista y como dirían en el argot popular  “nube negra” así le apodaban.

Esto que tenía mi amigo era un mal hábito mental, básicamente una enfermedad que al dejarla avanzar va a ser muy difícil sobrellevarla y ser feliz, así que es uno de esos hábitos que hay que desinstalar antes de que sea demasiado tarde.

Sociales y/o Afectivos: Estos hábitos son los que guardan relación con la interrelación con las demás personas: visitar a la abuela o alguna tía los domingos, salir con los hijos o sobrinos al parque, un tipo especial de saludo o despedida de las personas a las que amamos, el beso de buenas noches de los esposos o hijos, etc.

También podemos observar en los hábitos sociales unos nos tan buenos, como por ejemplo, que en el nombre de la amistad bebas alcohol todos los viernes en la tarde, parece una costumbre inofensiva, pero a la final  se puede convertir en un vicio, e incluso alcoholismo.

Cómo se construye un hábito

Pero, ahora nos surgen otras interrogantes, ¿cómo se construye un hábito? ¿Es posible desinstalar un mal hábito?

Un hábito no es una conducta natural, es decir, no nacemos con hábitos instalados, este debe crearse por efecto de la repetición de un acto, es así como por ejemplo encender la luz de nuestro cuarto o baño antes de entrar y apagarla antes de salir es una conducta que aprendemos  desde muy niños, y la realizamos con naturalidad el resto de nuestras vidas. Otro buen ejemplo es el que tenemos la mayoría de las personas acostumbradas a ir al baño antes de irse a dormir y al despertar.

Nuestros adultos responsables fueron los encargados de formar en nosotros, la gran mayoría de nuestros hábitos, tales como el momento de cepillarnos los dientes, el de desayunar, almorzar, cenar, bañarnos todos los días, también el momento de dormir, entre otros hábitos que puedan ser individuales como el hecho de peinarse el cabello a u otros familiares como el momento de ver alguna película juntos, sin embargo, cuando vamos creciendo vamos creando algunos hábitos nuevos ya sea racionalmente o inconscientemente, es decir, que decidimos crearlos o sin la mínima decisión de adquirirlos.   

Deja un comentario

Instant Access To Over 12500+PLR Products